Casa Museo Rafael Núñez, espacio de formación de aprendices Etcar

 

Jóvenes en formación, siguiendo la metodología ‘Aprender haciendo’, participan de los trabajos de mantenimiento y conservación que requiere la casa.

 

La primera fase de este proyecto terminará el 31 de diciembre de 2021.

 

Cartagena de Indias, viernes 17 de diciembre de 2021.- La Casa Museo Rafael Núñez, ubicada en el barrio El Cabrero, en Cartagena de Indias, desde hace aproximadamente cinco meses es el espacio de formación de los jóvenes aprendices de la Escuela Taller Cartagena de Indias (Etcar).

 

Implementando la metodología ‘Aprender haciendo’, los aprendices de Carpintería, Albañilería, Pintura, Soldadura y Jardinería, bajo la orientación de los maestros y la supervisión del director de Obras de la institución, han adelantado su proceso formativo realizando los trabajos de mantenimiento y conservación que requiere la Casa Museo.

 

Este proyecto fue posible gracias a la inversión realizada por el Ministerio de Cultura a través de la firma del convenio No. 4295 de 2021.

 

También se ‘removió el suelo’, agregando tierra negra, cascarilla y bobinaza, como preparación para la siembra y reubicación de las plantas ornamentales.

 

“Con el convenio celebrado entre la Etcar y el Ministerio de Cultura para que los aprendices realicen su proceso de formación en tiempos y escenarios reales se ratifica la trayectoria y el compromiso de la institución en la conservación de nuestro patrimonio inmaterial y material”, expresa el director General de la Etcar, Rafael Cuesta Castro.

 

Trabajos en el primer piso

 

La primera fase del proyecto inició en el patio central de la casa en el cual se está revitalizando sus zonas verdes. Para ello, el contramaestre de jardinería, quien cuenta con certificación para trabajo en altura, les mostró a los aprendices de este taller cómo se retiran las palmas secas de los cocoteros que pueden alcanzar hasta 30 metros de altura.

 

Por otra parte, los aprendices de albañilería instalaron acabados en los baños y fabricaron tapas en cemento para cubrir un canal de desagüe que se encuentra en el patio central.

 

Trabajos en madera

 

La Casa Museo Rafael Núñez, con una arquitectura republicana caribeña, fue construida en madera, material que con el paso del tiempo ha sufrido afectaciones producto del comején, inundaciones que provocaron daños por humedad y ataques de agentes biológicos como hongos; esto ha ocasionado el deterioro acelerado de algunos elementos.

 

Para detener la afectación se está utilizando una técnica especial empleada en bienes culturales cuyo componente principal es la madera: el proceso de inmunización; este se debe realizar periódicamente para prevenir la aparición de hongos, termitas, polillas, entre otros, que se alimentan principalmente de la madera alterando su apariencia y estructura, generando daños irreversibles.

 

Los elementos más deteriorados se están fabricando nuevamente en el taller de Carpintería de la Etcar, como es el caso de las dos escaleras con las que cuenta la casa para comunicarse con el segundo piso: en una se reemplazaron las secciones con mayor daño y la otra se reconstruyó en su totalidad.

 

De igual forma, los balaustres característicos de la casa se van a reemplazar en su mayoría.

 

Para este trabajo en específico, la Etcar contrato al técnico en Carpintería, egresado de la institución en 1998, Nemecio Gómez Rodríguez, experto en los trabajos de torneado, habilidad que le está transmitiendo a los aprendices del taller.

 

El maestro Gómez explica que: “la técnica de torneado es un proceso mecanizado en el que parte del material inicial -en este caso madera- es eliminado hasta darle la forma deseada al producto”.

 

La maquina en la que se lleva a cabo este proceso se llama torno, dependiendo del diámetro del material con el que se trabaje será el tiempo que se requiera para el torneado. La fabricación de un balaustre para el balcón de la primera planta o la escalera puede llevar de 45 minutos a una hora.

 

Recuperación de espacios

 

Entre las acciones adelantadas por los aprendices también se encuentra la recuperación de algunos espacios, uno de ellos es el salón contiguo al zaguán en el cual se habían bloqueado dos ventanas y dos puertas con drywall. Los jóvenes recuperaron y fabricaron las ventanas en madera para devolverle las características originales de casa caribeña a este bien.

 

Otro espacio replanteado es un área cerca de la escalera principal que se convertirá en un jardín de helechos. En esta área, a cielo abierto, solía estancarse el agua lluvia al no contar con un sistema de desagüe. Para contrarrestar y proteger la escalera de la humedad, se vertió cemento y brea en sus alrededores y en la parte baja de columna se aplicó un impermeabilizante. También se proyecta hacer un desagüe.

 

Adicionalmente, en la zona verde frontal de la Casa Museo se está abriendo un canal para direccionar el curso del agua que suele estancarse en esa parte de la calle, e impedir que se meta en la casa como ha ocurrido en ocasiones anteriores.

 

Museología

 

Además del proceso formativo que la Etcar adelanta en la Casa Museo Rafael Núñez, en el marco del cual se adelantan los trabajos de conservación, la dirección de este Bien de Interés Cultural del ámbito Nacional está definiendo estrategias para fomentar la revisita.

 

Sonia Villa de Segrera explica: “Estamos desarrollando en un nuevo guión museológico porque queremos darle un vuelco a este lugar. ¿Por qué? La gente viene y ve la casa, ve las antigüedades y se van. La gente no sale con ganas de volver”.

 

Y agrega “quiero que este sea el lugar donde los cartageneros puedan siempre venir. Vamos a tener un café en el fondo del patio donde queremos tener una agenda cultural y educativa. Espero que cuando se abra nuevamente al público los cartageneros vengan a conocerla y disfrutarla, es una casa única, no solo en Cartagena sino a nivel de Latinoamérica”.  

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *